BMW X5 xDRIVE 40e PLUG-IN-HYBRID

Siguiendo con la sección habitual donde presentamos las diferentes opciones que ofrece el mercado en en cuanto a coches eléctricos o híbridos enchufables, en esta edición os presentamos uno de los grandes SUV que hay disponibles de BMW.

No es sólo por las cifras que registra, es también por el hecho de tratarse de un modelo de referencia en el sector, al tratarse de uno de los vehículos que más aceptación han tenido desde que apareció por primera vez en el mercado. Desde entonces, ha supuesto un volumen de ventas muy importante en todos y cada uno de los acabados y motorizaciones en que está disponible. Hablamos de la gama X5 de BMW y más concretamente, del BMW X5 xDrive 40 ePlug-in-Hybrid.

Este modelo es básicamente idéntico a cualquiera otro X5 de la gama, con la salvedad  de contar con la preciada tecnología híbrida.

De hecho, a parte del hecho de no poder disponer de una tercera hilera de asientos, puesto que este lugar lo ocupan las baterías de iones-litío, que van alojadas debajo del doble fondo del maletero, el resto de prestaciones son las mismas, con el valor añadido del tema de consumo y emisiones. Y es que a nivel de equipamiento, acabados y comportamiento, esta versión híbrida de la X5 es igual a cualquier otro de la gama. Simplemente sorprendente!

El X5  híbrido está equipado con un motor de gasolina de 4 cilindros, 2 litros, turbo y 245 CV, combinado con un segundo motor eléctrico con una potencia equivalente a los 113 CV. Trabajando conjuntamente, los dos ofrecen una imponente potencia de 313 CV y un par máximo de 450 Nm.

El motor eléctrico está integrado a la transmisión automática de 8 velocidades habitual de la casa, y ejerce varias funciones: propulsar el vehículo de forma independiente sin generar emisiones, aportar un plus de energía al motor de combustión y hacer de generador creando energía eléctrica.

Por medio del selector eDrive que hay a la consola central, el X5 híbrido ofrece 3 modos de uso. En primer lugar hay el modo «Max eDrive», como modo 100% eléctrico. Es la opción ideal para conducir por ciudad. La velocidad máxima en «Max eDrive» está limitada a 120 km/h y la autonomía es de unos 30 o 35 kilómetros.

En segundo lugar hay el modo «Auto eDrive». Con esta configuración el motor eléctrico y el térmico trabajan conjuntamente buscando la máxima eficiencia. Siempre que sea posible, el motor eléctrico auxiliará al térmico.

Para hacer un trayecto de 50 a 60 kilómetros, este vehículo consume, según la marca, entre 6,5 y 6,6 litros cada cien kilómetros, de forma que ofrece valores de consumo considerablemente inferiores respecto de otros vehículos de su categoría y tamaño.

Por último está el modo «Save Batery». Esta opción permite mantener o regenerar la carga de la batería. Prioriza en el uso del motor de gasolina para ahorrar la carga de la batería para utilizarla cuando más nos interese.

La batería puede recargarse en un enchufe convencional, donde necesitará unas cuatro horas para realizar una recarga completa. Si se utiliza el WallBox de BMW el tiempo se reduce a unas 2 horas y 45 minutos.

En carretera la gestión hibrida del motor es excepcional y las prestaciones son mucho más significativas de lo que a priori esperaríamos de un coche de este segmento con esta tecnología. Sorprende la capacidad del motor 4 cilindros de 2 litros, que mueve con solvencia y mucho refinamiento este SUV tan imponente en tamaño y peso.

Con los diferentes modos de gestión  se establecerán los diferentes consumos en función de los diferentes tipos de recorridos, cortos o largos o de la presión que hacemos en el acelerador. Por ejemplo, si salimos de casa con las baterías completamente cargadas y nos desplazamos  en un radio de unos 15 kilómetros de casa (para dejar un margen de seguridad) podremos ir y volver sin gastar un euro en gasolina, eso sí, siempre que el recorrido sea preferentemente urbano y por lo tanto, no hagamos grandes aceleraciones que requieran la participación del motor de gasolina. Cómo es lógico, este rango de distancia se extenderá notablemente si podemos recargar el coche entre trayectos.

En un recorrido más largo, y contando con las baterías al 100% de carga, con el modo «Auto eDrive» se pueden conseguir registros alrededor de los 8 litros/ cada 100 kilómetros, una cifra similar a la que obtendríamos al volante de un X5 xDrive 30D.

Si nos quedamos sin asistencia eléctrica, o si queremos ahorrarla para usarla en ciudad, el resultado que obtendremos a nivel consumo estará en los 10,11 litros a los 100 km. Una cifra a tener en cuenta, dado que hablamos de un *SUV 4×4 de aproximadamente 2 toneladas y media de peso.

El equipamiento de serie del BMW X5 se amplía en el caso de este modelo híbrido, puesto que ahora incluye un sistema estacionario de calefacción y refrigeración específico.

También viene equipado de serie con un sistema de confort de adaptación del reglaje del chasis. Este sistema incluye unos amortiguadores neumáticos en el eje posterior y el sistema de control dinámico o DDC.

Informaos a Automòbils Pyrénées, concesionario oficial Mercedes-Benz para Andorra. Los encontraréis en la sede central del grupo. Prat de la Tresa s/n. Tel. 880700.