,

Hyundai i20 N, un compacto urbano de altos vuelos

Hace unos días tuvimos la oportunidad de probar el Hyundai i20 N, el modelo más compacto de la familia N de los coreanos. Fue una toma de contacto muy breve, dado que la unidad que nos cedieron en Autocentre Principat se vendió antes de lo previsto y como es natural, lo primero es lo primero. En todo caso, y con la experiencia  acumulada con la prueba del Kona N, tampoco necesitamos mucho tiempo para apreciar las bondades del i20 N.

Un compacto urbano sorprendente

Como cualquiera de los otros acabados N de Hyundai, el  i20 N presenta una imagen mucho más agresiva que las versiones convencionales de esta interesante alternativa del concurrido segmento B, lo que lo hace realmente atractivo, no sólo por su ‘look’, o por el excelente nivel de equipamiento y acabados que propone, sino porque además, los de Autocentre Principat lo ofrecen -por tiempo limitado- a 23.900 euros, un precio de escándalo!

El i20 N equipa un motor de 1.6 litros turbo con 204 caballos y con un peso de tan solo 1.190 kilos. Ya está a la venta en España por un precio que parte desde 29.990 euros.

Y es que el hermano pequeño del i30 N, tiene los atributos y argumentos suficientes para plantarle cara a modelos como el VW Polo GTI o el Ford Fiesta ST, de hecho, en muchos aspectos se queda muy cerca hasta del Golf GTI, cuando en realidad, este último juega en otra liga..

Como modelo del segmento B, el compacto de los coreanos mide 4,08 metros de largo, 1,78 de ancho y 1,44 de alto, mientras que la batalla mide 2,58 metros. Ya que mencionamos cifras, deciros que la capacidad del maletero es de 352 litros.

Un exterior claramente N

En lo que al diseño se refiere, como el resto de acabados N que hemos podido conocer, el i20 N se diferencia del resto de versiones del modelo por una serie de elementos: la entrada de aire adicional en el paragolpes delantero, la parrilla específica, las taloneras, los pilotos, el spoiler dispuesto sobre el techo, las llantas de 18 pulgadas, las pinzas de freno de color rojo y el paragolpes trasero, que además incluye un prominente difusor de aire a través sobresale la gran salida del tubo de escape.

Si el exterior es muy sugerente, el interior no lo es menos. Tal como abres la puerta, lo primero que resalta del interior son los asientos deportivos con los reposa cabezas integrados. Una vez sentado al volante, delatan la personalidad N del coche elementos como el volante, el pomo de la palanca de cambios, el cuadro de mandos digital y los pedales con acabado metálico.

El volante incluye los dos tentadores botones N que sirven tanto para activar el modo de conducción más radical, como para programar el modo personalizable. También está el botón que Rev, que sirve para activar una ayuda electrónica que simula la técnica del punta tacón.

El cuadro de mandos digital muestra los gráficos específicos del modo N. La pantalla del sistema multimedia es de 10,25 pulgadas.

Completo equipamiento de serie

El Hyundai i20 N cuenta con una importante dotación de sistemas y ayudas a la conducción. Entre estas tenemos el aviso y asistencia ante riesgo de colisión frontal, aviso por abandono involuntario de carril, asistente de mantenimiento de carril, aviso de riesgo de colisión por presencia de vehículos en el ángulo muerto, aviso de distracción para el conductor, alerta por tráfico trasero cruzado, asistente de velocidad inteligente  o la cámara de visión trasera con guiado para aparcar.

También los faros delanteros con tecnología Led, los asientos delanteros y el volante calefactados, los sensores de aparcamiento delantero y trasero y la plataforma de recarga inalámbrica para teléfonos móviles, son elementos que vienen de serie.

Hyundai ofrece como opción el Performance Driving Data System . Este interesante sistema permite guardar y analizar datos de la conducción para mejorarla. Es especialmente útil si nos desplazamos a rodar en circuito.

204 CV i 275 de par máximo

El sistema propulsor de este tracción delantera es un 1.6 T-GDI con 204 CV (entre 5.500 y 6.000 revoluciones por minuto) y un par máximo de 275 Nm entre 1.750 y 4.500 revoluciones por minuto. Está asociado a una caja de cambios de seis velocidades, manual y con un recorrido muy corto.

Con todo este arsenal, más el hecho de pesar sólo 1190 kg, el i20 N acelera de 0 a 100 km/h en 6,2 segundos, mientras que su velocidad punta es de 230 km/h.

El i20 N también incluye un diferencial mecánico en el tren delantero, con lo que se reducen considerablemente les efectos de subviraje. También incorpora el Launch Control y la función que simula la técnica del punta-tacón al reducir marchas que os hemos mencionado unos párrafos más arriba. Esta función es la Rev Matching.

4+1 modos de conducción

Se pueden seleccionar hasta cuatro modos de conducción predeterminados, más uno más configurable a placer. Los predeterminados son: Normal, Eco, Sport, y N. El personalizable es el N Custom.

Chasis y componentes específicos N

Además del refuerzo y configuración específica de las suspensiones, el chasis del i20 N está reforzado en 12 puntos diferentes.

También se ha añadido más caída a los neumáticos y se han incorpordo nuevos amortiguadores.

Los frenos delanteros equipan unos discos de 320 milímetros, 40 mm más grandes que los discos de un i20 convencional.

Al volante

El Hyundai i20 N te sorprende desde el mismo momento en que te acercas a él. Lo cierto es que aún siendo pequeño, visualmente delata todo lo que luego vas a encontrarte al conducirlo. Y es que todos y cada uno de los elementos que conforman su carrocería lucen y sugieren mucho.

La breve toma de contacto que tuvimos no dio para todo lo que hubiéramos querido, pero tampoco nos hizo falta mucho más para percibir el montón de puntos fuertes que esconde este pequeñín!

Tal como arrancas, lo primero que sorprende (y delata) es el corto recorrido del cambio de marchas.

Lo bueno, si breve dos veces ‘rápido’

Luego, aunque aún circulábamos por el centro de la capital, alternamos por tramos los diferentes modos de conducción. Al hacerlo, la dureza de la suspensión y la reactividad del acelerador cambiaba mucho entre uno y otro. De hecho según el modo la variación de comportamiento y respuesta se aprecia de sobremanera. Cuando activamos el modo N, el más radical. Al mismo tiempo que el sonido del tubo de escape se transformaba, el cuadro de mandos digital pasó a N después de proyectar un efecto de transición muy atractivo (de hecho no nos sorprendió porque lo recordábamos del Kona N) pero el cosquilleo en el cuello fue igualmente inevitable. La cuestión es que entre los rugidos y el diseño N de visualización aplicado también en la pantalla multimedia central, se te dibuja una sonrisa tremenda.

Lobo y cordero, todo en uno!

Si a todo este subidón de sensaciones visuales, le añades la que resulta del primer acelerón, que decir, 24 mil euros por un coche así se pagan con mucho gusto y se disfrutan más aún. Además, no olvidemos que este es un coche que en modo Normal o Eco, gasta como un mechero y se conduce con toda la comodidad que esperaríamos en un coche urbano cualquiera.

La cuestión es que hemos de confesar que como en esos momentos ya sabíamos que debíamos acortar la prueba, y aún estando por las vías de circunvalación que bordean Andorra la Vella y Escaldes, optamos por disfrutar del rato que nos quedaba con el coche en modo N.

Y es que mas allá de las sensaciones al acelerar, el sonido del coche tanto al pisar como al levantar el pie del acelerador, crean adicción.

Poco tiempo para probarlo

Cuando un coche es prestacional a nivel de potencia, los frenos también han de estar a la altura. En el caso del i20 N también es así. Con unas cuantas frenadas, algunas forzadas, tuvimos suficiente para comprobar la gran capacidad del sistema. Frena con firmeza y con total estabilidad, algo de lo que también son responsables los neumáticos que equipa de serie, unos Pirelli P Zero desarrollados en exclusiva para Hyundai.

Aunque es cierto que no hubo ocasiones de probar la efectividad real, la sensación que tuvimos con la dirección o con el comportamiento de las suspensiones fueron muy buenas. destacar que en modo Normal el coche absorbe muy bien las irregularidades del pavimento, con lo que una vez más, está claro que el i20 N es un coche dual perfecto: cómodo en el día a día, divertido cuando quieres pilotar. Y es que basta con seleccionar el modo de conducción para pasar de una cosa a la otra.

Lo mismo podemos afirmar respecto al motor. Por debajo de dos mil revoluciones el motor rinde y gasta como cualquier utilitario convencional. Más allá de esto, está claro que dependerá de nosotros que el coche consuma más o menos. Desgraciadamente esta información no nos dió tiempo a poder definirla, dado que no tuvimos el tiempo necesario.

Según la marca, el consumo combinado ronda ños 7 litros a los 1q0 y las emisiones los 158 gr/km, siempre según el ciclo WLTP.

En fin, que se nos acabó el tiempo y aún teníamos que hacer las fotos. Muy a nuestro pesar tocaba buscar una localización y completar el reportaje de fotos que véis en aquí.

6 colores combinables

Antes de acabar, deciros que en cuanto a colores, hay 6 opciones diferentes para la carrocería: Performance Blue  (exclusivo para esta versión), Intense Blue, Polar White, que es la que tuvimos para hacer el reportaje, Sleek Silver, Brass y Phantom Black. Ah! también hay la opción de tener techo en color negro a contraste.

Y hasta aquí. Si queréis ampliar está información, dirigíos a Autocentre Principat, el concesionario oficial Hyundai para Andorra. Los encontraréis en Prat de la Creu, 51. Tel +376 809195

———

Si deseáis seguir otras novedades, acceded a la sección desde el menú superior, o haced clic en este  enlace directo.