NISSAN IMQ: EJERCICIO DE FUTURO DEL QASHQAI

El hecho que el Nissan Qashqai se haya coronado como el Rey de los SUV compactos no es casualidad. Por si ya no lo recordáis, el Qashqai fué el modelo con el que nació este segmento que tanta demanda está teniendo desde hace años.

Desde su nacimiento, y por aquello de ser el primero, el Qashqai se ha mantenido desde entonces, no sólo como el líder del segmento, también como referencia estética, mecánica y tecnológica para el resto.

El Qashqai del futuro

Hacemos esta introducción porque el Nissan que os presentamos aquí, el Nissan IMQ, es el prototipo conceptual, o mejor dicho, uno de los prototipos proyectados por la marca con el que dejan entrever como podrían ser las líneas del diseño de las futuras generaciones del Qashqai.

El nuevo IMQ presenta una configuarción híbrida. Estrena un nuevo sistema denominado «e-Power». Este sistema está formado por un motor convencional de gasolina y dos motores eléctricos (uno en cada eje).

Trabajando juntos se obtiene una potencia total combinada de 340 CV y 700 Nm de par. La plataforma es de tracción integral a las cuatro ruedas.

Asistencia máxima

Como buen Nissan, -donde también han sido de los pioneros-  el IMQ equipa un sistema de conducción semiautónoma «ProPilot». El sistema es capaz de interpretar las señales de tráfico. También de diagnosticar el estado del tráfico, analizar el pavimento, interpretar mapas según la fluidez del tráfico, controlar funciones como la velocidad, el control del carril, la distancia entre vehículos de delante y de detrás, y una serie de acciones más que en su conjunto se acercan mucho al concepto global de lo que será la conducción autónoma.

Pero como buena propuesta de futuro, lo que más llama la atención del IMQ es su diseño. Hablamos de una estructura geométrica muy futurista y atrevida.

Está caracterizado por unas nervaduras laterales muy marcadas que enfatizan la línea maestra del conjunto. De hecho, visto desde el lado resaltan mucho,  co mo también lo hacen las llantas de 22 pulgadas.

Abertura inversa

También a nivel estético, destacar el sistema de apertura inversa de las puertas. Aparte de no necesitar el típico pilar central, este sistema de apertura hace que el acceso sea mucho más sencillo y ancho.

Ya dentro del habitáculo, encontramos cuatro plazas divididas por un considerable túnel de transmisión que separa ambos lados en dos mitades simétricas.

En el lugar del piloto, predomina el cuadro de mandos totalmente digital. Dentro de este, destaca la gran pantalla que hace las funciones de sistema de infoentretenimiento y de cuadro de instrumentos. Mide 84 centímetros.

Soñar es gratis

Cómo en todos los modelos conceptuales que os presentamos, el IMQ de Nissan es esto, un modelo conceptual. Por lo tanto, las posibilidades que acabe siendo realidad son pocas.

Eso sí, inspirará las futuras entregas del Qashqai, empezando por la cuarta, que será la próxima en llegar.

Ahora bien, tampoco esperáis ver los detalles más extremos que habéis visto aquí.

Sea como sea, tiempo al tiempo. De momento daremos la bienvenida a esa cuarta generación del primer SUV compacto de la Historia. El resto, de momento, es pura ciencia ficción.

 

Fotos: www.nissannews.com