Porsche abre su primera planta de combustible ecológico

Porsche camina con paso firme para ser totalmente neutral en términos de emisiones de CO2 para 2030.

Para conseguirlo no sólo tiene puesta la vista en la movilidad eléctrica, sino que va mucho más allá, abriendo de paso una ventana ecológica alternativa muy interesante para la industria en su conjunto.

Proyecto Haru Oni

Esta alternativa es la del proyecto Haru Oni, la primera planta del mundo destinada a fabricar a gran escala e-fuel, un combustible ecológico prácticamente neutro para el medioambientalmente. La planta ha sido puesta en marcha junto a otro gigante, la multinacional Siemens Energy.

La nueva planta está ubicada en Chile, concretamente en Punta Arenas, en la Patagonia.

Esta ubicación tan aislada se bebe a dos aspectos principalmente: el viento, abundante en esa zona, y la estrategia que Chile está siguiendo para convertirse en uno de los principales país del mundo en la exportador de energías renovables.

En este sentido, Michael Steiner, responsable de I+D de Porsche comenta que “el viento en esa localización produce cuatro veces más energía que en Alemania y nos aporta otros socios más allá de Siemens en Chile. Además es un país que ofrece mucha seguridad política, dado que tiene un plan muy ambicioso para convertirse en un importante exportador de energías renovables”.

Basado en la electrólisis

Respecto del proceso, todo comienza con un procedimiento basado en la electrolisis. Alimentado a base de la fuerza del viento, este procedimiento divide el agua en oxígeno e hidrógeno. A partir de eso se captura el CO2 del aire, que se combina con el hidrógeno para producir metanol sintético.

La planta podría estar lista en verano de 2022, arrancando con una producción anual de unos 130 mil litros. Según las  previsiones, en sólo un año esa cifra ascenderá hasta los 55 millones de litros, alcanzando los 550 millones de litros en solo dos años más.

90% menos de CO₂

La ventaja de este carburante es que puede reducir las emisiones de CO2 de los motores de combustión hasta en un 90% sin requerir ningún cambio en los mismos. Esto es muy importante para la marca pues el 70% de sus coches fabricados en toda la historia de la marca siguen operativos. Por ello y sin ir más lejos, los automóviles clásicos podrán seguir circulando de una manera muchísimo más ecológica y sin haber necesitado tocar un sólo tornillo.

Además, gracias a esta nueva solución los motores de combustión tendrán muchos años de vida por delante.

Garantia para los clásicos

Paralelamente a todo esto cabe destacar que modelos como el 911, el mítico modelo sin el cual Porsche no tendría sentido alguno seguirá existiendo tal y como lo conocemos. Decimos esto porque si hubiera que electrificarlo sería inevitable cambiarlo en términos del tamaño y por lo tanto en peso, lo que no rompería inevitablemente con su ADN, intacto desde su primera aparición en 1963.

Sea como fuere, y dejando de lado romanticismos porchistas, la verdad es que si todo es como se afirma, este nuevo combustible cambiará el rumbo del futuro de la automoción.

———

Para acceder a otros reportajes subid a la sección que encontraréis en el desplegable de la parte superior del blog, o directamente desde este enlace.