, ,

Probamos el Škoda Enyaq iV 80, el primer eléctrico de los checos

A finales de junio Motor Espai Škoda nos preparó la primera unidad que han recibido del nuevo Enyaq pra que pudieramos probarlo. En la revista correspondiente al mes de julio, así como en el blog, publicamos un artículo genérico de ese modelo, dado que por tiempo, no pudimos tener listo el correspondiente a esta prueba.

Así pues, aprovechamos ahora para explicar-nos como fué esa primera toma de contacto con el nuevo Skoda Enyaq iV 80, del catálogo, la que llega con más autonomía.

De corte familiar, pero moderno

El Enyaq es un coche de corte familiar con una estética que rompe en casi todo con los estádares conocidos de la marca hasta ahora. Es moderno, muy espacioso y presenta además de unos acabados de gran calidad,un montón de argumentos tecnológicos que junto a su silencioso propulsor eléctrico van a sorprender y mucho.

Con el Enyaq la marca checa desembarca en el terreno de los SUV eléctricos. Este nuevo modelo se une a la ofensiva eléctrica que Grupo Volkswagen está replicando a partir de la plataforma MEB, compartida por otros modelos del grupo, como por ejemplo el VW ID.4.

Su carrocería mide 4,65 metros de longitud, 1,879 de ancho y 1,616 de alto y la distancia entre ejes 2,77 metros. Como veis se trata de un coche grande, con una cintura bastante elevada y un cuarto posterior ligeramente descendente que con sus imponentes llantas de hasta 21’’ no pasa desapercibido. El tamaño, junto a este novedoso concepto de diseño hace que todo el mundo se fije cuando pasa. De hecho, durante la prueba por el centro de Andorra la Vella y Escaldes cautivó las miradas de la gente por allá por donde pasábamos.

Nuevos signos de identidad

Los trazos rasgados, las aristas y las nervaduras, la nueva calandra, los faros o los paragolpes con las entradas en form de boomerang le dan al conjunto un aire muy atractivo.

La parrilla delantera, carenada por motivos aerodinámicos, puede escogerse con un sistema de iluminación LED con el ‘Paquete LED XL’ combinado con los faros LED matriciales.

El interior sigue los rasgos identificativos de los nuevos modelos Škoda. El volante, por ejemplo, algunos mandos o los botones bajo la pantalla táctil central recuerdan al nuevo Octavia. 

7 interiores a elegir

Dependiendo del acabado que elijamos para el interior, entre los siete que hay disponibles, podremos escoger entre diferentes tapicerías, molduras y combinaciones entre materiales.

La unidad que probamos llevaba el interior ecoSuite, con una elegante tapicería de piel sintética de color gris oscuro, casi negro, con las costuras en marrón. Esa tapicería también está presente en el salpicadero, en los paneles de las puertas, en el túnel central y los reposabrazos.

La parte superior del salpicadero está forrada con una superficie de buen tacto y con un tacto blando muy agradable. Completan el interior unas molduras decorativas, como por ejemplo las que enmarcan las salidas de ventilación, o las que componen todo el túnel central delantero que en la unidad que probamos eran de ese plástico piano negro brillante tan usado en la industria y que particularmente a nosotros no nos gusta por lo sucio que resulta. A juego con este plástico hay tiras cromadas

Muy bien combinado

Dejando de lado el que nos guste más o menos este material, lo cierto es que en su conjunto, es decir, visto el interior como un todo, hemos de decir que  Škoda ha sabido jugar con esta combinación de texturas, materiales y colores dando lugar a un interior que realmente transpira calidad y confort lo ire’s por donde lo mires. nada da la sensación de estar de más, ni puesto de cualquier forma, empezando por la pantalla central, que se ve perfectamente integrada y no como un elemento añadido, como pasa en tantos modelos,algunos de ellos mucho más altos gama y precio que el Enyaq.

Un coche para cinco ocupantes

Respecto a la habitabilidad, el interior del Enyaq presenta mucho espacio para alojar sn problema alguno a cinco adultos. En la fila trasera todas las cotas són muy generosas, incluida la referente al espacio de rodillas y pies.

Siguiendo con una tendencia cada vez más presente, el selector de cambio es muy pequeño. Eso gustará o no, pero tampoco afecta ni a la estética, donde particularmente creemos que juega a favor, ni tampoco afecta a nivel uso, pues con ese tamaño hay más que suficiente para poder manipularlo sin problemas.

Los tiradores para abrir las puertas presentan un aspecto metálico formado a juego con las líneas que recorren todo el ancho del tablero del coche, así como con las que enmarcan la superficie negra central que entre los asientos delanteros y en el volante.

Espacios porta-objetos

El túnel central destaca por los espacios que hay para dejar objetos. También por la superficie de recarga por inducción no para uno, sino para dos móviles, por las tomas USB-C y por los porta bebidas, sin olvidar el cajón que hay debajo del reposabrazos.

Si a todo esto le sumamos las habituales soluciones prácticas que ofrece la marca, como el paraguas situado en la puerta del conductor, un rascador de hielo, más elementos como el enchufe de 230 V y las correspondientes tomas USB-C para los pasajeros traseros, y el generoso maletero de 585 litros de capacidad, lo cierto es que no podemos decir más que bondades del nuevo eléctrico checo.

En cuanto a las pantallas

Respecto a las pantallas, quizás el elemento con más protagonismo de los coches en la actualidad, delante, como cuadro de instrumentos del conductor (por detrás del volante), el Enyaq incorpora una pantalla de 5,3 pulgadas. En ella se muestra la información más esencial para la conducción: velocidad, autonomía, testigos, indicaciones del navegador y la situación de los diferentes asistentes

La unidad que probamos también equipaba el cada vez más habitual sistema de ras misión de datos al parabrisas o head-up display, que en el Enyaq incluye la realidad aumentada.

En la zona central, orientada ligeramente hacia el conductor, y situada en la parte más alta, tenemos una segunda pantalla táctil de 13 pulgadas (de diagonal). En ella gestionaremos todos los sistemas del vehículo, sistema multimedia, navegación, el estado de los asistentes, así como los sistemas de confort del coche.

El sistema de infoentretenimiento tiene conectividad inalámbrica con Android Auto, Apple CarPlay y MirrorLink.

Pocos botones clásicos

Bajo la pantalla tenemos los aereadores y debajo de estos hay una fina y elegante línea con los pocos botones físicos que hay en el coche. Son el del clima (aunque se manipula desde la pantalla), el selector de modos de conducción, el asistente de aparcamiento, el desbloqueo de puertas, los intermitentes de emergencia y los botones para desempañar las lunetas delantera y trasera.

Por medio del reconocimiento de voz también se puede manipular algunas funciones del coche, como el teléfono.

Škoda Connect

El coche incorpora servicios Škoda Connect. Estos permiten comprobar desde el móvil la autonomía, activar el aire acondicionado o controlar el estado de la recarga.

La primera prueba del Škoda Enyaq nos llevó más cerca de un centenar de kilómetros, repartidas entre el centro ciudad de Escaldes y Andorra la Vella y un poco de carretera tanto subiendo a las parroquias altas como por vías algo más rápidas dirección a Lleida.

204 CV i tracción posterior

El Enyaq iV 80 equipa un motor eléctrico con 204 CV y tracción trasera, más una batería de 77 kWh de capacidad útil. Es la versión con más autonomía, llegando a homologar, según ciclo WLTP, hasta 520 kilómetros (unos 410 reales).

dejando de lado el tema de la tracción, creemos que del catálogo esta es la mejor versión por relación potencia/prestaciones/autonomía.

El motor eléctrico ofrece buena respuesta. Sus 310 Nm de par máximo son más que suficientes para conducir con total solvencia si necesitamos adelantar o si circulamos por vías rápidas, como autopistas, aunque es cierto que no pudimos probarlo en este tipo de vías. En todo caso, por temas de autonomía, el coche tiene la velocidad limitada en 160 km/h, or otro lado, más que suficiente para circular hoy en dia.

4 modos de conducción

Los diferentes modos de conducción disponibles son: modo Sport, con el que obtendremos la respuesta más dinámica del coche, modo Eco, el más solvente en términos de ahorro, y modo Normal y Comfort, dos opciones en las que personalmente no llegamos a notar gran diferencia. Quizás podríamos decir que en confort la sensación de rodaje es la más refinada y suave, posiblemente por la suspensión. En todo caso tampoco tuvimos demasiado tiempo como para poder exprimirlos a fondo.

15 niveles de suspensión

Hablando de la suspensión. Su dureza  es regulable en 15 niveles distintos gracias al sistema DCC adaptativo. La verdad es que son muchos niveles, por lo que las diferencias entre un nivel y el inmediatamente siguiente son difíciles de apreciar. Para notar algún cambio tiene que haber entre tres o cuatro niveles de diferencia.

Con la suspensión en modo Sport, en su estadio más duro, sí que se nota el cambio, pues notas las irregularidades de la carretera y el poco balanceo del coche desaparece en este modo.

En todo caso, lo del modo Sport tampoco es que sea imprescindible. Decimos esto porque el Enyaq, como coche familiar, mas aún, como eléctrico familiar,es ideal para viajar cómodamente, sin excelso ni intenciones agresivas.

Excelente insonorización

En este sentido y como suele decirse siempre de la mayoría de coches eléctricos familiares, el silencio y la armonía invitan a disfrutar del viaje por confortable, no pr dinámico. Además, a diferencia de muchos otros modelos que hemos probado, algunos de segmentos muy superiores,el Enyaq garantiza un aislamiento acústico muy destacable. Este es un coche muy silencioso con todas las de la ley con el que tan sólo oiremos el deslizamiento de las ruedas por el asfalto. Ni los frenos, ni turbulencias indebidas, nada. En resumen, que estámuy bien insonorizado tanto a nivel aerodinámico como de rodadura. De hecho, muchísimo mejor que el VW ID.4.

Equilibrado en consumo

Respecto al consumo, destacaremos que na vez acabamos la prueba el consumo que nos indica a el coche fue de recorrido de la presentación, acabamos con un consumo de 18,1 kWh a los 100 km. Un consumo bastante bueno teniendo en cuenta el tamaño,el peso del coche, y sobretodo que la mitad del recorrido fue de subida  en subida. Además, aunque no activa os el aire acondicionado ni la ràdio,tampoco conducimo priorizando en la eficiencia.

Sistema de recuperacion de energia

El Enyaq iV equipa un sistema de recuperación de energía en las frenadas o deceleraciones con varios niveles de retención/recuperación. El modo B es sin duda el más recomendable para usar por ciudad usando un solo pedal, en los 60 km que hicimos por el centro la autonomia apenas bajo.

Ya en carretera, en los ramos de subida lo desconectamos, pero en los de bajada lo  volvemos a conectar. Hay opiniones enfrentadas en este sentido. Algunos dicen que en carretera siempre hay que desconectarlo dado que todo lo que ganas en retención lo pierdes al tener que accelerar más de la cuenta para mantener una velocidad de crucero acorde a la  circulación. Otros, como nosotros, creemos que en bajadas, y más como las que hay en Andorra (pero tambien de bajada a, por ejemplo, Barcelona), se puede llegar a conducir con la máxima retención del motor ya que sólo és cuestión de saber llegar a la curva en el momento justo para que el coche reduzca y recupere como debe hacerlo, recuperando mucha energia y saliendo de la curva con la presion de aceleración justa y necesaria, sin que eso suponga que consumamos la misma energia que hemos acumulado. Pero bueno, son percepciones.

Levas de retención en el volante

En todo caso, por carretera se puede seleccionar el segundo nivel de retención, el del modo D o más fácil aún, podemo dejar el sistema en automático y listos.

El nivel de retención se administra  desde las levas de cambio que hay en el volante: la leva izquierda aumenta el nivel de retención y la leva derecha lo reduce.

En términos de recarga

Respecto a la recarga, no tuvimo ocasión de hacer ninguna. En todo caso, según la marca, dependiendo de la versión el Enyaq puede tener carga rápida a 50, 100 o 125 kW de potencia en corriente continua. En el mejor de los casos, con 125 kW de potencia se puede recargar la bateria hasta un 80 %, en menos de 40 minutos.

En un punto de recarga de 50 kW necesitaremos entre 60 y 76 minutos de tiempo.

Si recargamos el coche en una toma de corriente alterna de 11 kW para harán falta 7,5 horas para la recarga completa.

El Wallbox para casa, ideal

El sistema de recarga ideal para tener en casa es el cargador (wallbox) de 7,4 kW. Con este tipo de cargador necesitaremos entre 8 y 12 horas, dependiendo de si es la batería de 58 o la de 77 kWh. Decimos esto porque es el tiempo que normalmente tendremos el coche por la noche. Además la velocidad de recarga es la ideal para allargar la vida útil de la bateria el máximo tiempo possible.

Por último, y por mencionar todas las opciones por poco habitual que sea esta, si cargamos el coche en un enchufe doméstico de 3,7 kW se necesitaremos un mínimo de 18 horas, aunque dependiendo de la versión podríamos llegar a necesitar 24h para recargar la batería del todo.

En resum. L’Enyaq ens ha agradat per tot, acabats, materials de revestiment, habitabilitat, autonomia, rendiment i per preu.

Desde 24 mil euros

En resumen. El Enyaq nos ha gustado mucho en todo, acabados materiales de revestimiento, habitabilidad, autonomia y rendiment. Si a todo esto añadimos que una vez descontadas todas las ayudas del Pla Engega, los precios de la gama están entre los 23.900 euros del acabado más básico y los 36.200 del acabado RS, el más alto de la gamma, está claro que es una excelente opción.

Motor Espai ŠKODA

Si queréis saber más, acercaros a Motor Espai Škoda, concesionario oficial de la marca en Andorra. Los encontraréis en l’Avda. de Enclar, 50 de Santa Coloma. Tel 890000

———

Para seguir otras novedades de naturaleza eléctrica o híbrida, podéis hacerlo  accediendo desde la sección “Green Cars” del menú principal del blog, o directamente dede este enlace.