UN MOTOR ‘MADE IN GRANADA’ REVOLUCIONA LA INDUSTRIA

Un motor que podria revolucionar la industria.

Acostumbramos a asociar las ideas revolucionarias más allá de donde nos alcanza la vista, no por nada, pero acostumbra a ser así.

Pues bien, en el caso del invento que nos ocupa en este artículo, nada más lejos de eso, pues hablamos de un invento originario de nuestros vecinos del sur, España. Y es que de la misma forma que a lo largo de la Historia, muchas grandes cosas han nacido allá. Con este, tenemos de nuevo un ejemplo relativamente reciente ymuy importante! Hablamos de un motor revolucionario. Os hablamos de él en este espacio de reportaje.

Made in Spain

Un ingeniero granadino podría revolucionar la industria de la automoción. De hecho, podría revolucionar la movilidad en su conjunto. Esto es así gracias a haber inventado un motor de dos tiempos que además de ocupar muy poco espacio, casi no emite emisiones contaminantes y garantiza un excelente rendimiento.

El INNengine es un motor que promete un rango de potencia equiparable a la de un motor térmico convencional de 2000 CC, pero empleando una cuarta parte de este cubicaje. Además, solo ocupa una cuarta parte del volumen de los motores actuales y prácticamente no emite vibraciones.

Testado en un Mazda MX5

Su creador, el ingeniero Juan Garrido, que tiene su taller en Chaleco (Granada), asegura que su motor promete todo esto sin lugar a dudas, pues ya lo ha podido constatar en las pruebas finales que ha hecho en un prototipo que ha montado en un Mazda MX5.

Después de más de diez años de desarrollo, tocaba la prueba de fuego, probarlo!

Montado en el biplaza japonés, los resultados de las pruebas obtenidas han sido plenamente satisfactorias. De hecho, lo han sido hasta tal punto que incluso en la Formula 1 están evaluando la posibilidad de adoptar este tipo de propulsor en un futuro.

Como veis, casi que no ocupa sitio

Y es que a la vista de los resultados obtenidos y de la excelente acogida que ha tenido, no solo en la F1, también se ha interesado en él la industria en general, de manera que esta nueva tecnología está cada día más cerca de poder ser comercializada.

Para poder entender el calado de las posibilidades de este motor, hay que tener claro unos simples conceptos.

Mercado de vértigo

La práctica totalidad de los coches que se fabrican anualmente en el mundo llevan motores de combustión interna. Si sumamos las motos, los generadores eléctricos, embarcaciones, y todos estos aparatos domésticos que equipan motores de gasolina: cortacéspedes, motosierras y cualquier otro utillaje equipado con motores de combustión interna que se os venga a la cabeza, estaríamos hablando de más de 200 millones de motores anuales.

A pesar de que los motores eléctricos -y con ellos otros menos expandidos, como los motores a base de hidrogeno- van creciendo de manera exponencial cada año, lo  cierto es que todavía continúan siendo mínimos en caunto a volumen, si los consideramos a nivel global.

En el momento justo

Decimos esto porque los motores convencionales, y más ahora con la hibridación, siguen dominando de largo la industria. Es cierto que estos motores 100% de combustión interna están llegando a su límites, sobretodo dadas las estrictas regulaciones que se están aplicando en materia medioambiental y esto hace que la situación, hoy por hoy, esté poco definida y sea muy incierta. A la vista está en las ventas, pues los consumidores no saben muy bien hacia donde tirar.

La llegada de un motor como el de Juan Garrido podría ser un boom brutal, además de una excelente solución de cara al colapso general que está viviendo la industria de la automoción por un lado, y de cara al problema climático por el otro.

La simplicitat és la clau

Sólo 35 kg

Este motor apenas pesa 35 kg y aun así, ofrece un rendimiento igual o superior al de un motor tradicional, que, recordemos, es cuatro veces superior en cubicaje y casi cinco veces más grande y pesado (150 kg).

El motivo por el cual el tamaño de este motor es tan contenido se debe a su simplicidad. No usa ni bielas, ni cigüeñal, ni tampoco culatas cargadas de válvulas.

A base de pistones enfrentados que realizan la combustión el uno contra el otro (pode estar formado por una o más parejas de pistones), la energía resultante de la combustión se transmite a un tipo de caballetes giratorios que definen la llamada curva cinemática.

Todo ventajas!

Uno de los grandes misterios de su rendimiento está en el hecho de que al eliminar todas estas piezas -hablamos casi de tres cuartas partes de las piezas de un motor convencional-  los rozamientos se reducen enormemente, el mantenimiento es mucho más bajo y la posibilidad de averías, lógicamente,  disminuye exponencialmente.

Joan Garrido al seu taller

Por otro lado, un motor de cuatro tiempos aporta su energía cada dos giros de motor, el de dos tiempos lo hace en cada giro. Esta nueva arquitectura ofrece dos ‘pulsos energéticos’ en cada vuelta.

El éxito: la simplicidad

La idea es que este tipo de propulsor sirva de generador eléctrico de la misma forma que los actuales coches denominados eléctricos de rango extendido. De esta  forma, su impulsión será eléctrica, y el motor de combustión generará la electricidad y no el movimiento del conjunto.

El ingeniero granadino ha querido adoptar -muy acertadamente- una frase de Leonardo da Vinci para resumirlo todo. De hecho, es el eslogan que preide su taller:

«La simplicidad es la máxima forma de sofisticación»

Diversas marcas se han interesado por el 1S ICE, el nombre con que ha bautizado al motor (1Stroke Internal Combustion Engine).

No hablamos solo de marcas de vehículos de cuatro ruedas. También la industria de la aviación y muchas otras más van detrás de este nuevo concepto de motor!

Patentado

En este sentido, deciros que el mecanismo ya obtuvo la patente para numerosos países. Entre estos Están la India, China, los Estados Unidos, Europa, Corea y Japón.

Lejos de quedarse aquí, Garrido está trabajando en una segunda entrega, todavía mejor.

Per d’altres reportatges feu clic aquí

Fotos: INNengine