1ª EDICIÓN ECOGP-ANDORRA

El pasado sábado 24 de marzo tuvo lugar en nuestro país la primera edición EcoGP-Andorra.

Las EcoGP son una serie de carreras de resistencia para vehículos de serie eléctricos que se organiza en España desde hace unos años y que desde este 2018 se está ampliando a nivel internacional llegando a nuevos países europeos, entre los cuales Andorra.

Rafael de Mestre es el máximo responsable de la organización. Para poneros en antecedentes, deciros que De Mestre fue el primer conductor que dio la vuelta en el mundo en 80 días al volante de un coche eléctrico, bautizando esta aventura como los «80eDays».

 

Un año más tarde, en 2016, en la que ya era la segunda edición de esta peculiar vuelta al mundo, las «80eDays» sumaron 12 pilotos de todo el mundo.

Paralelamente a esto, De Mestre también empezó a organizar las EcoGrandprix, unas competiciones de resistencia para competir con coches eléctricos de serie.

Este 2018 y por primera vez, las EcoGP también han llegado a Andorra y lo han hecho con un atractivo extra muy especial, competir en el Circuit d’Andorra- Pas de la Casa y con todo lo que ello supone. Y es que la idea y el gran atractivo de que la carrera tuviera lugar en un circuito como el del Pas de la Casa, era que lógicamente implicaba hacerlo con nieve y hielo, de tal forma que carrera aparte, serviría para poder hacer un test real sobre del rendimiento y la capacidad de los coches eléctricos en condiciones de frío, hielo y nieve.

De hecho y al igual que en el caso de las otras carreras EcoGP, la finalidad de estas competiciones no estaba en la velocidad, que también, lo que realmente contaba era registrar el mayor número de vueltas al circuito con una sola carga.

En esta primera edición andorrana participaron varias unidades de Tesla, Hyunday, Wolkswagen y BMW. Todos los coches iban con ruedas de contacto (no de clavos) de tal forma que los pilotos tuvieron que ser muy “finos” al volante, dado que, como muchos ya sabéis, las tecnologías de propulsión eléctrica entregan de una vez la potencia cuando aceleras. De aquí que mucha gente dude de la eficacia de estos coches sobre nieve y hielo. Dicho y hecho, la EcoGP-Andorra fue el banco de pruebas ideal por desvanecer esta y cualquiera otra duda que la gente pueda tener respecto de cómo va esta nueva generación de automóviles, pues con la prueba de Andorra, igual que en el caso del resto de pruebas EcoGP, además de competiciones son pruebas que sirven para acercar a la gente la realidad de esta tecnología, de cómo funciona y de cómo es comporta, puesto que –y esto es muy importante- se compite con los mismos modelos que la gente puede comprar en un concesionario.

En el caso de la carrera andorrana quedaron claras dos cosas principalmente: cómo se comportan las baterías en condiciones de frío extremo y cómo reaccionan estos coches al conducirlos sobre nieve y hielo. Ambas cosas tuvieron una respuesta muy satisfactoria, de forma que la prueba andorrana de la EcoGP, además de ser un acontecimiento deportivo entretenido. divertido e innovador, fue una experiencia muy aclaratoria.

La cosa fue así: a primera hora de sábado 24, los participantes salieron del del Hotel Coma de Ordino para cubrir el enlace de 33 kilómetros que había desde este punto hasta el circuito del Pas, donde disputarían la competición de resistencia por vueltas.

Para hacerlo tuvieron que gestionar la energía, el cronómetro y la meteorología, dado que las precipitaciones en forma de nieve y las bajas temperaturas los acompañaron durante todo el día.

En cualquier caso, como dice el dicho “no hay mal que por bien no venga” puesto que el mal tiempo sirvió para dejar más claro el excelente comportamiento de estos vehículos en condiciones pésimas.

Las sensaciones de los participantes fueron muy positivas, tanto durante el enlace entre Ordino y el Pas, como en el circuito. Todos calificaron la experiencia como “única” y muy divertida.

Lo cierto es que una competición en el Circuit d’Andorra, donde normalmente el ruido es la tónica general, sorprendió a todo el mundo puesto que reinaba un silencio absoluto, sólo alterado sutilmente por el ruido de los neumáticos al pisar la nieve.

Cómo os decíamos, la carrera tenía como finalidad, tiempo y velocidad aparte, hacer el máximo número de vueltas con una sola carga.

Vuelta tras vuelta, la emoción se mantuvo hasta el final, especialmente por la lucha  protagonizada por Pere Soria (Hyunday Ioniq) y Peter Walser (Tesla Modelo S 85), segundo y tercero respectivamente.

El ganador fue Alan Fuertes al volante de un Tesla Modelo S – P85D.

Un vez finalizada la prueba, a pesar de las malas condiciones climatológicas, el balance fue muy positivo, lo que dejó la puerta abierta de cara a próximas ediciones.

Aún dudáis de cómo va un coche eléctrico sobre nieve?

Seguro que desde ahora, mucho menos!