, ,

Probamos el Tesla Model Y, el nuevo SUV compacto de Elon Musk

A mediados de este mes de enero, gentileza de Seuwagen, tuvimos la oportunidad de probar a fondo el Tesla Model 3, el SUV compacto eléctrico de la marca de Elon Musk.

Plataforma del Model 3

Para los que no lo conozcáis, deciros que el Model Y comparte plataforma, mecánica y tecnología con el Model 3.

Antes de empezar con las valoraciones, os adelantamos que como en el caso de otros coches eléctricos de altas prestaciones que hemos tenido la oportunidad de probar, conducir el Model Y nos ha gustado mucho.

Una gran opción

Lo pudimos probar durante todo un día, por lo que ya que teníamos el tiempo un poco limitado, nos empleamos a fondo las horas que lo tuvimos.

Más allá de la gran autonomía, un aspecto que ya conocíamos de antemano, nos llamaba la atención comprobar hasta que punto se notan las mejoras tecnológicas aplicadas respecto a otros modelos de la marca, como el Model S que probamos hace ya dos años largos.

Entre otros detalles y aunque la unidad que tuvimos no incluía ni el paquete más completo a nivel de conducción autónoma, ni el paquete intermedio, la unidad de prueba que tuvimos incluía un buen número de elementos, sistemas y funciones, todas muy interesantes.

Antes de comentarlas, sabed que el paquete con el nivel más completo de equipamiento, conducción autónoma incluida, sale por unos 7 mil euros, mientras que el intermedio -para nosotros, el más interesante en relación a lo que ofrece y al precio al que lo ofrece- es el de llamado paquete con piloto autónomo mejorado y sale por algo menos de 4 mil euros. Este paquete incluye un nivel intermedio de guiado en modo autónomo (piloto automático), el autopark, el cambio de carril automático y la función de llamada al coche para que venga a buscarnos él solo desde el aparcamiento,

Sea como fuere, con lo que el Model Y trae de serie ya estuvimos muy entretenidos. Y es que aunque el Model Y sea un coche de corte SUV, su comportamiento puede ser muy deportivo, aunque eso, en un Tesla es algo natural. Si a eso le sumamos el equipamiento que lleva incorporado, tenemos un coche realmente interesante.

Grande y espacioso

El tamaño, sobretodo en términos de altura, pero también en anchura y longitud, son las de un SUV lo mires por donde lo mires. Mide 4,75 metros de largo por 2,13 m de ancho (incluyendo retrovisores) y 1,62 m de alto, y la distancia entre ejes es de 2,89 metros.

Con 167 mm, también tiene buena altura respecto al suelo y en lo que a capacidad de carga, la cifra también es muy generosa. De hecho, este es otro de sus puntos fuertes. Para que os hagáis una idea: en las versiones como la que nosotros probamos (de cinco asientos), el maletero trasero tiene 854 litros de capacidad máxima, a los que hay que sumar 117 litros más del maletero delantero. Por lo tanto, entre los dos la cifra hábil de carga sube hasta los 971 litros, casi 2.200 si abatimos los asientos de la segunda fila.

Prestaciones de vértigo

Como veis, el Model Y tiene unas capacidades de carga y una envergadura mucho mayor a la del Model 3, pero lo cierto es que cuando pisas el acelerador y compruebas la patada del coche, se te olvida todo, empezando por eso de que sea un SUV.

Para acabar de rematar el tema de las sensaciones deportivas, dado que toda la parte central de los bajos la ocupa la gran batería, el aplomo del coche incluso en curvas muy cerradas, es absoluto.

Por todo esto, lo primero que podemos decir del Model Y es que sí, estamos ante un coche grande, familiar y algo aparatoso, pero al mismo tiempo, es un coche dinamico, ágil, deportivo y muy divertido de conducir, por lo que aúna con absoluto equilibrio lo mejor de dos mundos, en principio opuestos!

Rendimiento o autonomía?

Disponible en dos versiones: la versión Gran Autonomía, con la que se puede hacer más de 500 km con una sola carga (según el ciclo de homologación de consumo y emisiones WLTP); y la Performance, la más deportiva, pero que a cambio reduce su autonomía sensiblemente, según la marca, hasta los 480 km. Eso sí, a cambio de esa reducción en autonomía nos permitirá registrar un 0 a 100 de sólo 3,7 segundos, frente a los 5 segundos que emplea el modelo estándar. En todo caso, 5 segundos siguen siendo una pasada, así que vosotros mismos! Personalmente creemos que con esa aceleración vamos igual de sobrados, mientras que el tema de la autonomía siempre vendrá bien que sea lo más larga posible. Por ello, nosotros nos quedaríamos con el acabado que probamos, es decir, el Gran Autonomía.

Una característica común de las dos versiones es que ambas son de tracción integral, lo que Tesla denomina ‘Dual motor’, ya que incorporan dos motores eléctricos, uno en cada eje. Esto permite a la electrónica de coche actuar sobre la capacidad de entrega de par de forma independiente sobre cada eje, lo que optimiza la tracción del vehículo según las circunstancias, así como la seguridad, sobretodo si te emocionas mucho pisando cuando no toca.

Entre 217 y 240 km/h

Ya puestos a comparar y como mencionamos la diferencia de aceleración entre las dos versiones, es de ley que antes de seguir mencionemos  la otra gran diferencia que hay entre ambos acabados en términos de rendimiento. Nos referimos a la velocidad máxima. En el caso del Gran Autonomía que probamos, la velocidad máxima está limitada en 217 km/h, mientras que con el Performance sube hasta los 240.

Más allá de la aceleración y de la velocidad máxima, no hay diferencias entre ambos acabados, bueno sí, una más, aunque está se puede salvar si decidimos hacerlo gastándonos lo que vale. Nos referimos a las llantas, que en el Performance son de serie de 21’’ (la versión estandart las tiene de 19 o 20 pulgadas).

Más allá de estos detalles, en todo lo demás ambos coches son idénticos: doble motor eléctrico (tracción integral), carga en corriente alterna de hasta 11 kW, mismo peso y medidas, mismo abanico de sistemas de serie y de Üopcionales…

Dual Motor

Una característica compartida entre las dos versiones es que las dos son de tracción integral, ya que incorporan dos motores eléctricos, un en cada eje. Esto permite que la electrónica de coche actúe en la capacidad de entrega de par de manera independiente en cada eje. Al hacerlo se optimiza la tracción del coche según las  circunstancias, así como la seguridad si te emocionas más de la cuenta  pisando el acelerador cuando no corresponda.

Seductor al tercer vistazo

Volvamos al tamaño, o mejor dicho al volumen, que en este coche este término queda más acorde. El volumen, la forma, el ‘look’ del Model Y puede parecer extraño al primer vistazo, a nosotros nos paso eso al verlo por primera vez. Ahora bien, a medida que pasa el tiempo, todo lo que a priori podia parecer extraño se torna más fluido y natural, hasta el punto en que en muy poco tiempo, es un coche que te acaba gustando mucho, empezando por la gran bóveda acristalada que recorre el coche de punta a punta y que alcanza en su parte central, una altura considerable.

Esta claro que los diseñadores de coches siempre suelen jugar con los volúmenes y las líneas de estilo,para ganar en espacio físico y visual,y para dotar al coche de toda la luz natural posible. Esto, el Model Y lo aprueba con una nota muy alta: es amplio, da mucha sensación de volumen y es muy luminoso. Por todo ello, además de buenas sensaciones, dispone de 5 plazas extremadamente holgadas.

Blindado con cámaras, sensores y radares

Como cualquiera de los modelos del catálogo de Elon Musk, no podemos dejar de destacar lo más puntero de este coche . Y es que una de las señas de identidad de los Tesla reside en su avanzado equipamiento tecnológico.

Por ejemplo, nadie imagina la cantidad de sensores y cámaras que equipan. Estos dispositivos son los responsables de vigilar el entorno del coche en todo momento.

En este sentido destacar que el Model Y incorpora cámaras en la parte frontal, en la trasera y en los laterales. La información que recogen se procesa con un algoritmo de visión artificial capaz de interpretarla y tomar decisiones en tiempo real para hacer que el coche reaccione con tiempo ante cualquier situación que pueda interferir en su trayectoria y esto, como podéis imaginar, incluye un sin fin de variables por segundo.

Para conseguirlo, el Model Y no sólo dispone de estas cámaras, también incorpora 12 sensores ultrasónicos capaces de identificar objetos a corta distancia, así como un radar frontal de largo alcance (160 metros) para situar en todo momento los objetos más alejados.

Toda la información de las cámaras, los sensores y del radar se procesa e interpreta por medio de un microprocesador que actuará en el coche para garantizar que la conducción sea siempre lo más segura y efectiva posible.

  1. Luces exteriores (+info)
  2. Cámara del Piloto automático (+info)
  3. Tirador de la puerta delantera (+info)
  4. Sensor de tarjetas (+info)
  5. Tirador de la puerta posterior (+info)
  6. Puerto de carga (+info)
  7. Cámaras del Piloto automático (+info)
  8. Espejos retrovisores exteriores (+info)
  9. Sensor de radar (ocult) (+info)
  10. Capó/maletero delantero (+info)
  11. Tapa de la anilla de remolque (+info)
  12. Llantas y neumáticos (+info)
  13. Cámara de visión posterior (+info)
  14. Maletero posterior (+info)

Interior igual de minimalista

Cuando nos planteamos todo este despliegue de información, inevitablemente imaginamos que el coche que disponga de todo esto estará lleno de visores, botones y pantallas en su interior. En el caso de los coches de Tesla, pasa todo lo contrario. Desde sus orígenes, Tesla ha destacado por la extrema simplicidad de sus interiores. De hecho,  más allá de la gran pantalla central de 15’’, prácticamente no hay nada.

Unos tardarán más, otros menos, pero al final, todos nos acostumbramos a esa simplicidad con bastante rapidez.

Quizás los mas puristas, esos que aún siguen abogando por el olor a gasolina y el rugido clásico de los motores de combustión, sean los más reacios a acostumbrarse: que si las agujas del cuentarrevoluciones, que si la presión del turbo, que si eso, que si aquello… nada de esto existe en los coches eléctricos, y menos aún en los Tesla. 

Entre poco y mucho?

También es cierto que a nuestro juicio, quizás sí que sería lo suyo poder ver la información más relevante de la conducción proyectada en el cristal del coche, ya sabéis, lo que viene a ser un ‘Head up display’. Lo digo porque así no tendríamos que estar mirando constantemente la pantalla central del coche para ver, por ejemplo a que velocidad vamos o las indicaciones del navegador, pero bueno, esta es una percepción personal.

La cuestión es que el Model Y concentra en la pantalla central de 15 pulgadas absolutamente toda la información del coche.

El cerebro del coche

La pantalla táctil del centro del salpicadero es el centro neurálgico del coche. En ella se consultan absolutamente todos los parámetros de funcionamiento del coche. Las únicas operaciones que no dependen de ella son las que se ejecutan desde las palancas de detrás del volante, o las que se controlan por medio de los dos botones de este.

Por ello, ya que la práctica totalidad de funciones del coche se manipulan desde la pantalla, el programa de la misma ha de ser lo más intuitivo posible, algo que sin duda es. De hecho, esto no es nuevo del Model Y, pero bueno, le daremos un repaso igualmente.

Intuitiva y funcional

Como acabamos de apuntar, la interfaz de Tesla está muy bien diseñada. A pesar de concentrar casi todos los datos y controles del coche, todo está perfectamente organizado y se manipula de forma muy intuitiva.

además, esta pantalla está ideada para ser utilizada tanto por el conductor, como por los pasajeros.

Controles rápidos

La pantalla de ‘Controles rápidos’, nos permite acceder a los parámetros de configuración más básicos del coche. Con esta pantalla ya podríamos tener el control de lo más esencial del coche perfectamente al día.

Luces

La pantalla ‘Luces’, obviamente concentra todos los parámetros que nos permiten actuar en la iluminación exterior i interior del vehículo.

Modos de conducción

También tenemos la pantalla correspondiente a los modos de conducción. Desde esta pantalla podremos ajustar de forma independiente, la respuesta de la aceleración y la dureza de la dirección.

El modo de aceleración más agresivo es el ‘estándar’. Si seleccionamos el modo ‘deportivo‘ de dirección, esta se endurecerá para ayudarnos a maniobrar con más precisión.

Piloto automático

La pantalla ‘Piloto automático’ recoge todos los parámetros necesarios para activar las funciones de asistencia a la conducción y a la conducción autónoma. Algunas de estas prestaciones, como la navegación en modo piloto automático, el control de los semáforos y el de las señales de stop, aún están en fase beta.

Navegación

Desde la pantalla ‘Navegación’ podremos planificar las rutas a realizar. También podremos predefinir los trayectos que utilizamos habitualmente.

Algo ya no tan habitual en sistemas de navegación de otros coches, lo tenemos en el hecho que el software de Tesla integra nuestro calendario de tareas en la planificación de las rutas. Gracias a esto, el sistema es capaz de identificar los eventos que hemos anotado en nuestro calendario. A partir de ellos, el coche planificará automáticamente nuestros desplazamientos.

Multimedia

Tesla ha resuelto muy bien el apartado multimedia del Model Y. La pantalla destinada a todas las funciones multimedia también está llena de novedades. Más allá de permitirnos escuchar la radio, la música de nuestro teléfono móvil o las canciones de nuestro canal Spotify, también incorpora un modo karaoke y una pantalla de videojuegos para cuando estemos estacionados, por ejemplo, recargando la batería.

Un detalle destacable lo tenemos en el hecho de que el coche puede crearnos una cuenta en Spotify de forma totalmente automática.

Climatización

El control de la climatización también se lleva a cabo desde la pantalla. Entre las funciones disponibles en este apartado tenemos la regulación de temperatura, el encendido del aire acondicionado, la activación de la recirculación del aire interior o el control de la calefacción de los asientos delanteros.

Tu móvil es la llave!

Tesla nos propone varias formas diferentes para acceder al interior del Model Y y arrancarlo. Podemos utilizar una tarjeta física, o bien un smartphone en el que previamente habremos instalado la app correspondiente.

Desde la interfaz del coche podremos dar de alta varias tarjetas y varios smartphones, de manera que varios usuarios podrán acceder al coche, el cual reconocerá cada perfil de usuario y se ajustará automáticamente a sus preferencias tan pronto accedan al vehículo.

Entre estos ajustes de perfil están los de la posición de conducción, las preferencias de navegación o las de reproducción de contenido multimedia.

Más detalles interiores

Justo por debajo de la pantalla, se encuentra la bandeja de recarga inalámbrica para móviles, concretamente para dos unidades. A los pies de esta hay una pequeña guantera con tapa, dos espacios para depositar bebidas y finalmente, debajo del reposabrazos, hay otra cavidad para poder llevar algún objeto más.

Una vez sentados en el coche, cabe decir -y esto ya lo adelantamos cuando hablamos de las medidas- que las 5 plazas son realmente generosas. Las delanteras son muy amplias. El asiento del conductor, ancho y muy cómodo, permite acceder a todos los controles con suma facilidad y ofrece una visión excelente de todo el perímetro del coche, incluso a conductores de talla pequeña. 

Un punto a mejorar

Por buscarle un punto a mejorar, podríamos decir que los asientos delanteros deberían ser un poco mas ergonómicos y envolver un poco más la espalda. Lo decimos porque siendo un coche con reacciones deportivas, cuando coges curvas a determinada velocidad, se hecha de menos un poco de sujeción en la parte lumbar. Pero bueno, tampoco lo decimos con acritud, más bien es un detalle que podrían mejorar de cara al futuro.

El volante tiene un tacto excelente, tanto por el revestimiento de piel de gran calidad como por su grosor.

Plazas posteriores muy amplias

Las plazas traseras también son muy amplias. Incluso el asiento central es apto para personas de gran tamaño.

De hecho, gracias a la altura de la bóveda del coche la altura útil en todas las plazas, delanteras y traseras, es muy generosa.

Gran capacidad de carga

De la misma forma que 5 personas pueden viajar con total comodidad, también podrán llevar tanto equipaje como quieran. El maletero del Model Y tiene una capacidad natural de hasta 854 litros, por lo que es posible acomodar en su interior unas cuantas maletas de gran tamaño.

Además, recordad que los asientos traseros se pueden abatir, con lo que la capacidad de carga del coche puede subir hasta casi los 2200 litros (2.158).

Respecto al maletero delantero, este es mucho más contenido que el posterior. Ofrece 117 litros de capacidad, con lo que en él podremos llevar equipaje mas pequeño, como una maleta de mano. En todo caso, casi todos los eléctricos usan este maletero para llevar los cables de recarga, los chalecos de seguridad, un botiquín de primeros auxilios o cosas por el estilo.

Apuntes sobre la prueba

Como en todo eléctrico, más aún si este es de altas prestaciones, pisar el acelerador del Tesla Model Y es toda una experiencia. No olvidemos que hablamos de aceleraciones hasta ahora reservadas a los superdeportivos.

Aunque la unidad que nos cedieron en Seuwagen correspondía a la versión Gran autonomía la aceleración sigue siendo de infarto. Si además pasas del modo relax al modo estándar, la sensación al pisar el acelerador es brutal. Esto, al estar sentado en un coche de corte SUV, aún te sorprende más, básicamente porque el Model Y es un coche que pasa de los 2 mil quilos de peso.

Pegado al asfalto

Otra cosa que sorprende es su aplomo, incluso conduciendo rápido y por curvas pronunciadas, como las que encadenamos subiendo el puerto que conduce a Sort (Port del Cantó). Está claro que la ubicación de la batería en la base del coche, confiere al Model Y una estabilidad de película. Si a esto le añadimos la tracción integral inteligente, el resultado no puede ser mejor!

Para rematarlo, cabe destacar que a pesar de ser un SUV, el Model Y transmite toda la información de la columna de la dirección y del volante como un deportivo, lo que acaba de completar esta sensación de pilotaje tan dinámico. Sinceramente, os sorprenderá mucho lo bien que va este coche!

Gracias a todo esto, el coche te invita a conducir de forma muy deportiva con un nivel de seguridad y de confianza espectaculares.

Paquetes opcionales

El paquete que incluía la unidad que tuvimos era el más básico, lo que no significa insuficiente. Dejando de lado los dos paquetes que hay como opción, hemos de decir que el paquete que trae de serie el coche ya es muy serio, sobretodo porque al final, en términos de conducción autónoma hasta el paquete mas tecnológico exige que el conductor supervise en todo momento la conducción y que lo haga con las manos en contacto con el volante en todo momento. Por ello, al menos de momento, tampoco es tan importante disponer de los paquetes avanzados en lo que al piloto automático se refiere. Otra cosa son otras funciones, como la de autopark o la función mediante la cual podemos decirle al coche que venga a recogernos el solo desde donde está aparcado. Esta función, aunque no sea imprescindible, tiene su gracia, aunque la gracia nos cueste los 4 mil euros que vale.

En todo caso, el paquete que el Model Y incorpora de serie incluye sistemas como el mantenimiento en el carril, el control de distancia con el coche precedente, incluido el sistema de frenado y seguimiento en caravana, la situación del coche respecto a otros vehículos y el control de los semáforos o el de las señales de tránsito.

Monitorización de la batería

A la hora de planificar un viaje con el Model Y, cabe decir que el proceso a seguir es fácil, rápido y sencillo. El algoritmo mediante el cual se monitorizan los parámetros de consumo de batería nos informa en todo momento y en tiempo real, no solo de la autonomía disponible, también de cual será el estado de la batería una vez lleguemos al destino programado.

En el caso de que no tengamos suficiente carga para llegar, siempre podremos consultar la ubicación de los puntos de carga que haya por el camino, incluidos los supercargadores de Tesla.

Simplicidad en la recarga

A la hora de repostar, la gestión que ha diseñado Tesla roza la perfección, dado que a diferencia de lo que sucede con otros cargadores y otros coches, con Tesla sólo tienes que situarte en la unidad de recarga, conectar el coche a la toma del supercargador y ya estará.

Nosotros sólo hicimos una media carga en la estación Tesla de La Seu d’Urgell, básicamente para hacer la foto de rigor, mientras cargábamos la bateria lo suficiente como para completar la prueba sin problemas de autonomía.

En todo caso, en Seuwagen nos comentaron que cuando llevas a cabo una carga completa, la app del Model Y te envía un mensaje al teléfono comunicándote que el coche ya está completamente recargado.

Cabe destacar que la comunicación entre el coche y el supercargador es bidireccional. Esto permite que el cargador pueda identificar el coche que tiene conectado, saber de quien es y hasta saber la forma de pago que el cliente acostumbra a usar. Por ello, el usuario no tiene que hacer nada, sólo conectarse. Del resto se ocuparán la estación de carga y el coche!

Una app muy práctica

Hablando de la app, además de recibir los mensajes de aviso de carga completada, la app sirve para mucho más: acceder al interior del coche y arrancarlo, controlar el clima a distancia, encender las luces externas y hasta tocar el claxon. En todo caso, estas funciones ya existían antes de que saliera el Model Y

Conclusiones

Como esperábamos, el Model Y no nos ha decepcionado en nada. Es un SUV, es un deportivo, es un eléctrico prestacional, tiene una buena autonomía, es un juguete muy tecnológico y muy divertido y para rematarlo, tiene a su disposición la red más completa y rápida de cargadores de toda y por toda Europa!

Los acabados también están mucho mejor rematados y son de más calidad que en los modelos de la primera etapa de Tesla. Hace años pudimos conducir dos unidades del Tesla Model S y la evolución que la marca ha tenido es muy notable en todos los aspectos, así que bien por ellos en este aspecto también.

Seuwagen

Respecto a la disponibilidad y a los precios, os invitamos a ir a Seuwagen, dado que ellos han traído la gran mayoría de unidades Tesla que hay circulando en Andorra. En su sede central de la Avda. Tarragona (justo al lado de McDonalds) os informarán tanto de los precios como de la disponibilidad de cualquiera de los modelos del catálogo de la marca.

Os sugerimos que los llaméis antes de ir a visitarlos, así aseguraréis el viaje, que tal y como están las cosas a causa de la covid, será mejor que programéis la visita con el equipo comercial de Seuwagen. Podéis hacerlo llamándoles al 864449 o al 329685.

———

Para más novedades, haced clic en este enlace, o acceded a la sección desde el menú general que encontraréis en la parte superior del blog.